Silencio de la Gente Buena

 

 

El Silencio de la Gente BuenaMucha veces la gente prefiere callar y no levantar la voz ante las injusticias, delitos y en las situaciones perjudiciales por indiferencia o miedo, permitiendo con esta actitud que el mal se albergue en nuestra sociedad y haciéndose cómplice; recuerda aquella frase que dice: “tanto peca el que mata a la vaca como el que agarra la pata”.

 El interés por una mejor condición de vida nos invita a participar en la construcción de la misma; primeramente siendo actores de buen ejemplo, respetando las normas sociales, los reglamentos de tránsito, las conductas para una buena convivencia , teniendo un comportamientos ideal por convicción sin necesidad de que nos vigilen o alguien te vea para aprobarte o reconocerte.

Cierto es que al ver a otras personas infringir las normas y el no respetar los reglamentos resulta molesto e indignante, que al ser “victimas de delitos e injusticias” despierta el enojo , el coraje y  el reclamo por la justicia, sin embargo te has dado cuenta que muchas veces la manera de “ejercer la justicia” se hace a través de la violencia y el sometimiento pero ¿Te das cuenta que esta respuesta contamina el ambiente de paz generando un ambiente discordante?

Si quieres una mejor sociedad “debes construirla” es exactamente igual a cuando se quiere tener una bonita familia “tienes que participar activamente para conseguirla”. Si cada uno de nosotros procura hacer las cosas bien, dar lo mejor de si, respetar a los demás, las normas que rigen a una comunidad y hacer bien a los demás lograremos una mejor calidad de vida y una sociedad creciente.

 

Permíteme contribuir unos pequeños consejos

 

1. Respeta los códigos de conducta, las normas sociales, los reglamentos y las disposiciones que te indiquen las autoridades no por miedo a una multa o una sanción sino por convicción, porque eres una persona respetuosa, con valores y principios y amor a la vida.

2.Evita juzgar a los demás, lo que hagan mal, si te es posible háblalo y expresa tu punto de vista sin ofender, sin criticar, sin exigir un cambio, mejor aún asume la corrección; pues será un gran ejemplo para los demás. Esto es; si ves a alguien tirar basura, en vez de protestar y juzgar a la persona recógela tú. Quizá pienses porque yo la he de recoger si ella la tiro; pues simplemente porque quieres una calle limpia.

3.Construye no destruyas todo lo que hagas hazlo pensando en construir una mejor sociedad, un mejor hogar para todos.

4.Ayuda a los demás, no esperes a que te lo soliciten, siempre es muy agradable que cuando te sientes mal, o estas en un problema alguien desinteresadamente te ofrezca tu ayuda; este acto despierta buenos sentimientos y lleva a una actitud de gratitud y lo mejor es que nos  humaniza haciéndonos caritativos.

5.Realiza obras para bien de tu comunidad, fíjate el objetivo de realizar acciones que beneficien a tu comunidad.

6.Enseña a tu familia valores, principios y el comportamiento adecuado para tener “Calidad de Vida”

 Todos podemos hacer algo para mejorar nuestra sociedad, es muy fácil colgárselo a alguien para que nos resuelva nuestras necesidades, sin embargo siempre es mejor  tomar acciones. Empieza ahora; mira desde el ángulo de la responsabilidad que tienes para construir un mundo mejor .

 Uno de los grandes males que padecemos en nuestra sociedad es el de la indiferencia, nos hemos acorazado en nuestras casas ensimismándonos en nuestros asuntos y hemos dejado de ver que, para tener un mejor hogar, debemos atender, cuidar, alimentar y construir la casa que queremos tener y nuestra casa se extiende más allá de la habitación en la que vivimos, la casa que habitamos comprende a la comunidad en la que participamos y  el entorno en el que nos desarrollamos como la escuela, el trabajo, los lugares de convivencia, etc.

 Recuerda que el hogar que habitamos es también el hogar  de nuestros hijos y que el ambiente que los envuelve será el medio formador de gran influencia para ellos, en otras palabras “el lugar donde vives es influyente en la formación de las personas “ de ahí la pregunta ¿Qué es lo que quieres que tus hijos tengan? Y ¿Cuál será el legado que dejaras para ellos?.

 Muchas gracias por tu amable atención para la lectura de este artículo, si deseas que que te envíe el artículo “La Enfermedad de la Indiferencia” envíame un correo para hacértelo llegar.

 

 

Amorosamente Contigo

Miguel Angel Herrera

 

________________________________________________________________________________________________________

Inicio   I   Artículos   Vida en Amor   I   Agenda   Calendario   I   Formacion E-Learning   Seminarios      I   Galería de Fotografías   I   Contacto

Copyright © La Unión. Reservados todos los derechos. Actualizado el: 02 de June de 2012.