¿Por qué fracasamos? 

 

La dicha de tener la oportunidad de amanecer cada día, ver el sol, el cielo y todas las maravillas del señor es una fortuna que recibimos.

Si iniciamos el día con amor, amamos nuestro trabajo afrontamos todo y a todos con una sonrisa, ya estamos armados para afrontar las adversidades. No demos oportunidad que la apatía nuestra , la envidia de los demás desvíen nuestro camino. 

 

Es una lucha cotidiana, pero vamos a hacerlo! 

 

Los frutos serán grandes! 

 

Carmen Sánchez 

 

Carmen Sánchez